instagramicon twitericon facebookicon googleicon googleicon

 

 

DESDE EL RÍO NAPO : QUIETUD AMOROSA

 

RIO 065w

14 de abril del año 2022.

Día de Jueves Santo. Los indígenas del río Napo están recogidos en sus casas. Es la costumbre. Poco movimiento. Son días de ayuno y silencio.

Estoy en casa de Carlos Shiguango. Como en Betania, es lugar de acogida para el misionero itinerante.
Hablan poco, solo lo necesario. El ambiente es propicio para vivir la Semana Santa.
 
Un maestro del espíritu indicaba la trilogía de la : " quietud, lentitud, plenitud" . La vida interior crece al ralentizar la aceleración generalizada en la sociedad de consumo. Para qué tanta prisa!? - exclamaba y preguntaba el singular Toñito.
Permanezco esta tarde con esta familia Kichwa. Lejos del mundanal ruido, sin señal de internet; saboreo la "música callada", la "soledad sonora", los "sonidos del silencio", su "Presencia discreta"...
Hace bien aprender a estar quieto, anclado y sentado en una rústica madera, en silencio y soledad. El espíritu parece que se ensancha.
 
Como un plátano maduro 🍌 y tomo un jugo de 🍋. Los días de ayuno nos ayudan a purificarnos por dentro preparándonos para la dura batalla contra el ego.
Más tarde, cuando llegue Nina del colegio merendaremos los 5 que estamos ahora : Carlos, Rodrigo, Bernardo, Nina y yo.
Sencillez de vida, sobriedad que se palpa y se masca al respirar. Acá se viven algunos valores franciscanos sin haber pasado por el noviciado.
 
Aquí me quedo (kaipi sakirini) - me digo; no porque sean mejores; Alguien me lleva a estar con ellos ; hasta cuándo Tú quieras...
Recuerdo hechizado las palabras del periodista Luis Pancorbo; en su libro "Río de América" anota : conserva "la capacidad de asombro ante un continente asombroso... América siempre ha sido más diáfana y hasta más salvaje que África. Ha atraído a más europeos, los peores y los mejores, con raro magnetismo".
 
Me siento afortunado y asombrado acá. Acompañando la vida de estas personas y aprendiendo de ellas. 
El amor fraterno que transmitió Jesús, lo percibo vivamente en esta familia de San Vicente. En la cena me brindan media tilapia con plátano y arroz.
Ni en los mejores hoteles!
 
Shuk punchakama. Hasta otro día.
          Jesús Eugenio Jáuregui Arbizu
                Misionero Capuchino 
 
 
 
 
 
VisitasVisitas2050933

Teléfono 593 (06) 2880501 (02) 2257689 •  info@vicariatoaguarico.org