instagramicon twitericon facebookicon googleicon


Declaración

La Fundación Alejandro Labaka -FAL- ha acompañado desde hace muchos años la vida, necesidades, reclamos y esperanzas de los pueblos amazónicos, especialmente de las minorías waorani, shuar y kichwas. También, ha hecho todos sus esfuerzos en la defensa y protección de los PIAVs, pueblos indígenas en aislamiento voluntario, tal como la Constitución del Ecuador garantiza.

Hemos podido comprobar, constantemente, que los pueblos amazónicos sufren contaminación, falta de oportunidades laborales, deficiencia en salud y educación, pocas oportunidades de acceso a los bienes y derechos del estado ecuatoriano. Y cada vez que han ejercido el derecho a la protesta, para reclamar a las autoridades sus derechos humanos, culturales y colectivos, han recibido muchas promesas y han firmado algunos acuerdos, pero siguen sufriendo desatención y exclusión.

Constatamos que los pobres del Ecuador han sufrido la corrupción, contaminación, incumplimientos, extractivismo, criminalización de la protesta y otras enfermedades infecciosas de nuestra sociedad. Pero, además, son revictimizados al tener que pagar injustamente, con su sacrificio, la injusticia de los grandes poderes.

Por ello, pedimos:

1. Creatividad y decisión para implementar políticas de justicia, equidad y solidaridad que no perjudiquen a los más pobres y vulnerables de la Amazonía, puesto que los decretos presidenciales de esta semana atentan, directa e indirectamente, contra la sobrevivencia de la población más necesitada.

2. Implementar la cultura de la paz, el diálogo y la responsabilidad de todos los actores sociales y políticos, para erradicar toda violencia institucional, económica, social, política y cultural -venga de donde venga- La FAL mantiene su compromiso de ser agente de diálogo, consenso y paz entre los pueblos.

3. Exigir a los poderes ejecutivo, legislativo y judicial que luchen eficazmente contra la corrupción y la injusticia, buscando las estrategias para recuperar lo robado y evitar cualquier uso indebido de los fondos del pueblo y de las riquezas del país.

4. Tomar decisiones gubernamentales y sociales que beneficien a los pobres, no reduzcan su exiguo poder adquisitivo y promuevan el desarrollo efectivo en salud, educación, vialidad, comercio, producción, etc.

5. Mantener el “observatorio de los pueblos amazónicos” para el seguimiento real y práctico de los acuerdos firmados -pero incumplidos- y de nuevos acuerdos que defiendan su vida y cultura, y -además- promuevan el desarrollo de las comunidades, con el compromiso veraz y honesto de las entidades gubernamentales.

6. Garantizar el derecho a la protesta social y pacífica, no permitir el vandalismo o delincuencia infiltrada, no criminalizar a los líderes que defienden la vida de sus comunidades, no cargar con más peso económico a quienes no tienen recursos para una vida digna y mantener “mesas de diálogo permanente” para plantear y ejecutar proyectos de desarrollo ecológico sostenible.

Para conocimiento de la sociedad de Orellana.

El Coca, 9 de octubre de 2019

Jesús García

Presidente de la FAL

 

VisitasVisitas1326914

Teléfono 593 (06) 2880501 (02) 2257689 •  info@vicariatoaguarico.org